Suicidio, la muerte silenciada