Día mundial de PREVENCIÓN del SUICIDIO

EVENTO DIA 20 DE JUNIO DE 2015. NO ESTAS SÓLO

Son las 11 de la mañana de un 20 de julio de 2015, todo estaba preparado, el esfuerzo de meses por dar forma al grupo FAeDS y la iniciativa de convocar una primera reunión dirigida a todas las familias y allegados que habían perdido un ser querido por suicidio, estaba cumplido. Ahora faltaba la respuesta de las personas ante la presentación del grupo, pero también existía el temor de cómo podía resultar este encuentro.

Cerca de veintidós personas comenzaron a llenar una pequeña sala, no esperábamos tanta gente, la sala se iba quedando pequeña, pero no importaba, fuimos adaptándonos al pequeño espacio, sacamos sitios dónde no había, pero eso no era extraño, cada uno de nosotros, llevamos tiempo viviendo encogidos, con nuestro dolor, adaptándonos a la nueva vida. El sitio, no importaba, lo esencial era que había un dolor conjunto, por un mismo suceso, unidos con un mismo objetivo, hacernos oír. La magia, sucedió, esa reunión de personas, sin conocerse entre ellos, se sintieron familia. Todos fueron presentándose y expresaron su dolor, los demás supieron escuchar, y en algunas ocasiones, los que llevaban más tiempo cargando con el sufrimiento dieron ánimos a los que acababan de comenzar. Un sentimiento común, cómo podemos aprender a seguir caminando la vida.

      El agradecimiento y el apoyo de todos los asistentes, dicho desde el corazón, nos ha dado más fuerzas para seguir hacia delante. Muchos de ellos, expresaron el querer colaborar activamente en el grupo. De alguna manera, salimos todos con la sensación de que ahora tenemos un sitio de encuentro, siempre con la tranquilidad que nos ofrece el respaldo de los profesionales de AIPIS, donde podemos aprender a recorrer ese camino, a salir de la noche, a poder ayudar, a ser escuchados, pero también tenemos un gran objetivo transmitir a la sociedad, que el suicidio es un hecho, que sepan que existimos y que como familiares o allegados, estamos dispuestos a que nos escuchen y que reconozcan que es un problema real que no desaparece solo por silenciarlo.

Os damos las gracias a todos por no dejarnos solos, por vuestra asistencia, por el ejemplo de cada uno, por ese gran respeto que hubo entre todos, por vuestras aportaciones para aliviar el dolor del otro, por hacer que un día cargado de tanto dolor sea el impulso para continuar con este proyecto.

Queremos terminar estas letras con un poema de John Donne, Las campanas doblan por ti, que nos parece significativo:

¿Quién no echa una mirada al sol cuando atardece?
¿Quién quita sus ojos del cometa cuando estalla?
¿Quién no presta oídos a una campana cuando por algún hecho tañe?
¿Quién puede desoír esa campana cuya música lo traslada fuera de este mundo?

Ningún hombre es una isla entera por sí mismo.
Cada hombre es una pieza del continente, una parte del todo.
Si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida, como si fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya propia.

Ninguna persona es una isla; la muerte de cualquiera me afecta, porque me encuentro unido a toda la humanidad; por eso, nunca preguntes por quién doblan las campanas; doblan por ti.

 

10 de septiembre, Día Mundial para la Prevención del Suicidio

 

Compartir 0

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies